lunes, 18 de marzo de 2019

Esta pareja ama a los gatos tanto que invitaron a más de 1000 felinos a su boda

Un santuario de gatos con 1.000 mascotas felinas acaba de celebrar una boda.
Una pareja canadiense viajó a California para casarse en el santuario de gatos más grande, sin jaula y sin muerte.
La pareja de Canadá había viajado por el mundo juntos. Se habían enamorado y se habían comprometido.

Así que cuando llegó el momento de casarse, reflexionaron cuidadosamente sobre el lugar. Querían que fuera especial, como lo hacen la mayoría de las parejas, comprometerse mutuamente en un lugar que encarna sus valores.

Sería California, decidieron, un martes, debajo de un amplio dosel de exuberante vegetación, junto al río Kings. Su vestido sería blanco, su traje gris. La ceremonia sería afuera, y simple: sin altar, sin bancos, sin invitados.

Sólo los gatos. Mil gatos maullando, acariciando, curiosos.

Esta pareja ama a los gatos tanto que invitaron a más de 1000 felinos a su boda


Con esa elección, Louise Veronneau y Dominic Husson se convirtieron en los primeros amantes en casarse en The Cat House on the Kings, un terreno de 12 acres rodeado por una cerca a prueba de gatos y considerado el santuario de gatitos más grande de los Estados Unidos. El refugio no tiene jaula y no mata, está lleno de más de 1,000 gatos y gatitos. Este lugar se encuentra ubicado fuera de Fresno y ha existido allí por más de 20 años.

La pareja de Canadá eligió este lugar para casarse porque como ellos, se preocupa por los gatos.

El cariño felino reunió a la pareja cuando se conocieron por primera vez. Salieron durante tres años y su relación se basó en principios e intereses comunes: los gatos.

Mucho antes de conocer a su esposo, Veronneau sabía de la existencia de la casa del gato en California y la anotó en su lista de deseos. Hace tres años, la visitó por primera vez y sintió una conexión instantánea con los animales, los voluntarios y la misión. Desde su fundación a principios de los años noventa, el santuario ha salvado a más de 24,000 gatos y 7,000 perros, según su sitio web, y ha esterilizado y castrado a otros 40,000 animales.

Su propietaria y fundadora, Lynea Lattanzio, convirtió su hogar de 1280 metros cuadrados en un gran club de gatos y se mudó a un remolque en su propiedad, cobrando todos sus ahorros de la jubilación después de que se enteró de que muchos refugios cercanos practican la eutanasia a los gatos no adoptados.

La idea de la dueña del refugio es darle a estos animales una razón para vivir, en lugar de vivir en una jaula simplemente porque nadie los quiere. Tienne una casa gigante donde vivir y pueden trepar a un árbol o bien pueden ir a sentarse al sol afuera.

La compasión de Lattanzio es la razón por la cual la pareja de Canadá, viajó tanto desde Montreal. La pareja le pidió a Lattanzio que fuera parte de su ceremonia, y si bien al principio vaciló, eventualmente la pareja la convenció para ser parte de la boda.

Cuando llegó el día de la boda, los gatos se alegraron de estar involucrados en las festividades. Un gato mullido y naranja dormía en el dobladillo de la bata completa de Veronneau. Otros se arrastraron en su regazo y subieron al brazo del novio.

Un gatito blanco incluso siguió a la novia mientras caminaba desde la Casa para Personas Mayores hasta el banco junto al río donde se casaron.

0 comentarios:

Publicar un comentario