viernes, 10 de mayo de 2019

Amores de verano

Las vacaciones son para descansar y divertirse, pero muchas veces, además, encontramos a alguien especial que pareciera ser la persona indicada, los amores de verano. El problema viene cuando pasan los días y el tiempo de relajo se acaba y cada uno debe volver a sus obligaciones y a sus actividades.

Amores de verano

Amores de verano

Los amores de verano han sido tema de películas, de canciones y de muchos corazones esperanzados y otros rotos. La pregunta que todas se hacen es ¿Porque Cupido trabaja duro en esta época y qué consideraciones debes tomar para tener unos buenos recuerdos de tus vacaciones, en vez de una espina en el corazón?
La predisposición de las personas en el verano es de pasarlo bien, de estar relajados y experimentar cosas nuevas. Mejor aún si alguien nos mira con buenos ojos y nuestra autoestima se ve incrementada. Por esto muchas personas caen en el juego de probar suerte y ver si pueden iniciar una relación con alguien, viviendo el momento y disfrutando cada instante.
Los amores de verano son para personas que no piensan demasiado en el futuro, que se sienten motivados y felices cuando tienen aventuras, o sea, tienen un espíritu juvenil. No están recomendados para aquellos que buscan una relación a largo plazo. Es poco frecuente que una relación donde las personas se conocen poco perdure en el tiempo, principalmente porque los encuentros fueron momentos de máxima diversión y relajo, no como los que se viven en la vida diaria y si viven en lugares lejanos, la distancia será una enemiga difícil de derrotar.
Muchas personas se van de vacaciones dejando a una pareja en otro lugar y buscan nuevas relaciones para divertirse, pero al llegar a su casa vuelven con su pareja, por lo que hay que tener cuidado de que no nos estén mintiendo. A otras personas les encanta la sensación del enamoramiento veraniego, y cada verano vuelven a buscar a otra persona para vivir esos momentos cortos, pero intensos. Otros intentan revivir el verano anterior, si tienen suerte se encuentran con su enamorado del verano pasado, pero quizás ya no sea lo mismo, o el interés se haya ido.
Todo puede pasar, pero si vives un amor de verano lo mejor es que lo disfrutes y después sonrías al recordar esos momentos, pero no te proyectes demasiado, sino que vivas cada instante, tomando siempre los resguardos para que no tengas problemas a futuro.

0 comentarios:

Publicar un comentario