viernes, 10 de mayo de 2019

Disfrutar de la soltería

Es posible que ya hayas alcanzado la edad en la que pensaste que estarías casada, establecida y con hijos, pero a diferencia de tus sueños, sigues soltera y sin compromiso. Para muchas mujeres, la soltería prolongada puede ser fuente de angustia y preocupación, lo que evidentemente, les impide disfrutar de este momento de libertad tan especial.

soltera

Disfrutar de la soltería

Aprende a sacarle el jugo y disfrutar sin complejos de tu soltería con los siguientes consejos:
Toma consciencia de lo que la soltería te ofrece:
Estando soltera, tienes más libertad para realizar las actividades que gustan, sin tomar en cuenta la disponibilidad del otro.
Estando soltera puedes organizar tu chequera y tus finanzas por tu propia cuenta; nadie tiene derecho a preguntarte cuánto gastaste.
Siendo soltera, puedes mimarte y gastar un monto que ningún hombre entendería por ese fabuloso par de zapatos.
Las solteras tienen tiempo para relajarse, leer, escribir, quedarse en casa haciéndose una pedicura; en fin, para mimarse.
Si estás soltera, no necesitas angustiarte porque tu pareja se queje de que lo dejas de lado por el trabajo. Si te preocupa tu carrera profesional, puedes especializarte y darle un tiempo extra, sin tenerte que disculpar por ello.
Las solteras tienen una vida social más activa que las casadas. Asisten a eventos, fiestas, salidas nocturnas, conocen más gente, tienen citas.
Recomendaciones para aprovechar la soltería:
Evita a toda costa la autocompasión: la soltería no es sinónimo de infelicidad. Es un momento ideal para conocerte más y seguir tu propio camino, sin ser influenciada por nadie.
No te dejes llevar por el deseo de aparentar: no salgas con el primero que se te presente. Elige con cierto cuidado y mantén ciertos estándares. Podrías caer en una relación vacía. Ignora la presión social, especialmente la proveniente de tu familia.

Aprovecha tus amistades: una vez que encuentres pareja, tus salidas con los amigos se verán reducidas. Aprovecha este momento para divertirte con ellos. También puedes aprovechar la oportunidad para hacer nuevos amigos y conocer personas interesantes.
No te compares: todas tenemos amigas que se casaron a los 22 años (probablemente porque estaban encinta) y tienen una familia ya conformada. Evita compararte.
No establezcas una edad concreta para casarte.
Amplía tus horizontes: toma hobbies, postgrados, talleres, aprende un nuevo idioma, cultívate cuando tienes el tiempo para hacerlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario