sábado, 4 de mayo de 2019

Te entiendo cabrón, yo también sé follar

Un texto que habla sobre la infidelidad y el sexo. "Te entiendo cabrón, yo también sé follar" Una reflexión escrita por una mujer que se volvió viral, los invitamos a leer y compartir si os pareció buena.

Te entiendo cabrón, yo también sé follar

Te entiendo cabrón, yo también sé follar

Querías que te entendiera cabrón, cuando me engañabas y me eras infiel con otra, jurabas que no significaba nada en tu vida y que estabas arrepentido de el error cometido.

Querías que entendiera el porqué de que tú te perdías en otros brazos y en otra piel, ¡¡como carajos te iba entender si mi piel jamas había sentido otra piel que no fuera la tuya, si mi entre pierna jamas dejo entrar a ni un intruso!!

¿Cómo diablos te iba a entender?

Llega el momento en que te preguntas una y mil veces, que estupidez como se atreve a usar la frase "entiéndeme por favor, no era mi intención" ¿entender qué? ¿Qué mi cuerpo ya no le atraía? ¿Que se acostaba conmigo cuando tenía ganas y no había mejor opción?

¿Y que con otra el coger se le daba mejor?

Porque a eso no se le puede llamar hacer el amor.

Pues ahora por fin te entiendo cabrón.

Entiendo el porque te pierdes y tu mente se perturba.

Ahora mi piel ya sabe lo que es vibrar en otro cuerpo, con otras manos, mismas manos que tantas veces desee que fueran las tuyas

Ese cabrón si sabe como hacerme gritar como hacerme gemir y estremecer hasta alcanzar la gloria, misma gloria que tiempo atrás en tu cuerpo saboreé, pero te cansaste de mí.

Mi cuerpo te empezó a parecer aburrido y quizá con algunos defectos, mismos defectos que para el fueron perfectos, sus manos jamás han sentido mi imperfección. Solo se preocupó por hacerme sentir hermosa, especial y única, me a hecho sentir que mi fuego aún quema, y que puedo enloquecer de placer y hacer a alguien enloquecer entre mis brazos.

Ya no te preocupes amor, ahora que no estamos juntos por fin te puedo entender que el pinche problema no era yo, eras tú que dejaste de hacerme tuya, y me convertiste en tu ama de casa la que limpia cocina, atiende a los niños pero mas nada, la puta bien cogida y bien amada era esa que tenia las manos suaves y limpias y te esperaba perfumada con las piernas abiertas para complacer tu cuerpo, pero jamás se preocupó de llenar tu alma como yo lo hacía

Ahora no sabes cuanto te entiendo, entiendo lo que es perderse en otra piel entiendo perfecto el éxtasis que produce otra piel y todo eso fue gracias a ti, a mi maestro que tiempo atrás me enseñó a amar... y si quieres juzgarme: hazlo.

No te fui infiel, jamás traicioné al amor que te tenía, pues cuando a él me entregué y me perdí en su sexo, tú en mi corazón y en mi vida ya no existías.

Tú decidiste salir por la puerta grande y entrar a una casa chica donde ahora la rutina es quien la habita, pues antes ella era la pasión de lo prohibido, quien te mantenía encendido.

Y ahora que es lo permitido, te das cuenta que el sexo no es para compartirlo con cualquiera sino con quien realmente te quiera, porque cuando no hay amor el sexo es solo eso y con el tiempo termina aburriendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario