Frase de amor #1

Tu amor me inspira, tu ternura me conmueve y tus besos me enloquecen.

Frase de amor #2

Mi plan era no enamorarme, peor me sonreíste y lo arruinaste.

Frase de amor #3

Y una cosa puedo jurar: yo que me enamoraré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Frase de amor #4

♥ Quédate con quien te bese el alma, la piel te la besa cualquiera.

Frase de amor #5

¿Y tú que sabes del amor? Yo te sé a ti de memoria

Mostrando entradas con la etiqueta Amar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amar. Mostrar todas las entradas

lunes, 2 de noviembre de 2020

Amamos como nos amaron

Un hermoso texto de amor que encontramos en Facebook y compartimos con ustedes: "Amamos como nos amaron".

Si te gustó este post te invitamos a compartirlo en tus redes sociales para que tus seres queridos, familiares y amigos también puedan leerlo.

También te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para leer más mensajes sobre el amor. Muchas gracias por seguirnos y leernos.

Amamos como nos amaron

Amamos como nos amaron

Vos amás exactamente así como te amaron. Ni más ni menos. Bien. Mal. Como sea. Aunque eso no sea amor, aunque eso no haga bien. Aunque, a su vez, a los que te amaron los hayan amado tan mal y ellos hayan repetido amando como el orto a todos los demás. No podemos hacer lo que no conocemos o no aprendimos o no registramos o no vimos. Somos nenes repitiendo palabras y cayendo al piso por poner mal el pie. Una y otra vez. Pumba. Se levantó. Pumba. El nene se cayó de nuevo. Pumba. Vivimos años y años repitiendo el error sin saberlo. Metiditos en la jaula de lo que creíamos que era así y no era. Duros. Inflexibles. Caprichosos. Levantando el dedo. Haciendo la parodia del buen humano promedio. Comiéndonos cuentos de dolor terroríficos sólo por tratar de encajarnos a la fuerza en lo que creíamos que debía ser (o pasarnos) y no era (ni pasaba). Entonces, lloramos y chillamos y pensamos que el mundo es cruel y que nadie nos quiere ni nos va a querer y pumba. Pumba. Al piso de nuevo de nuevo. Pero cuando entendemos que todo esto que vinimos haciendo, quizás, sólo haya sido una excusa para poder curarnos las heridas -las nuestras, las familiares y las ancestrales- todo toma otro color. Y ese color está buenísimo porque ahí sabés que, probablemente, eso que creíste que era amor no era amor en absoluto. Eso que pensaste que hiciste cuando amaste era sólo el drama y el reflejo de todas las heridas patéticas que quedaron sin sanar en tu sistema familiar. Porque amamos como nos amaron. Y nos amaron como los amaron. Hasta que ponemos conciencia y salimos de la obra de teatro. Hasta que no te avivás, hasta que no entendés que el amor (el lindo, el bueno, el que no es tóxico) llega cuando vos estás sano, vas a seguir ahí, cumpliendo ese papel de pobre víctima que se queja y pumba. Al piso. La caída quiere decir que todavía no tenés ni puta idea de cómo amar de verdad. De cómo amar sin la mierda. ⠀⠀⠀

miércoles, 1 de mayo de 2019

Deja ir a la gente que no esta lista para amarte

Es la cosa más difícil que tendrás que hacer en tu vida, y también será la más importante: deja de dar tu amor a aquellos que no están listos para amarte.

Deja de tener conversaciones difíciles con gente que no quiere cambiar. Deja de aparecer para la gente que es indiferente a tu presencia. Deja de amar a la gente que no está lista para amarte.
Sé que tu instinto es hacer todo lo que puedas para ganarte las buenas gracias de todos los que puedas, pero también es el impulso que te robará tu tiempo, tu energía y tu cordura.

Cuando empiezas a aparecer en tu vida completa y completamente, con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo va a estar listo para encontrarte allí.
Eso no significa que tengas que cambiar lo que eres. Significa que tienes que dejar de amar a las personas que no están preparadas para amarte.

Si eres excluida, insultada sutilmente, olvidada o fácilmente ignorada por las personas con las que pasas la mayor parte del tiempo, no te estás haciendo un favor al continuar ofreciéndoles tu energía y tu vida.
La verdad es que no eres para todos, y todos no son para ti. Eso es lo que lo hace tan especial cuando encuentras a las pocas personas con las que tienes una amistad, amor o relación genuina: sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no es.

Pero mientras más tiempo pases tratando de forzar a alguien a amarte cuando no son capaces, más tiempo te estarás privando a ti misma de esa misma conexión. Te está esperando. Hay miles de millones de personas en este planeta, y muchas de ellas se van a encontrar contigo a su nivel, con la vibración de donde están, conectarse con donde están yendo.

… Pero cuanto más tiempo te quedes pequeña, metida en la familiaridad de la gente que te usa como un cojín, una opción de segundo plano, un terapeuta y una estratega para su trabajo emocional, más tiempo te mantienes fuera de la comunidad que anhelas.

Tal vez si dejas de aparecer, serás menos querida.
Tal vez te olviden por completo.
Tal vez si dejas de intentarlo, la relación cesará.
Tal vez si dejas de enviar mensajes de texto, tu teléfono permanecerá oscuro durante días y semanas.
Tal vez si dejas de amar a alguien, el amor entre ustedes se disolverá.
Eso no significa que hayas arruinado una relación. Significa que lo único que sostenía una relación era la energía que tú y sólo tú ponías en ella. Eso no es amor. Eso es apego.

La cosa más preciosa e importante que tienes en tu vida es tu energía. No es tu tiempo lo que está limitado, es tu energía. Lo que tu das a cada día es lo que creará más y más en tu vida. A lo que le das tu tiempo, es lo que definirá tu existencia.
Cuando te des cuenta de esto, empezarás a entender por qué estás tan ansiosa cuando pasas tu tiempo con gente que no te conviene, y en trabajos o lugares o ciudades que no te convienen.

Comenzarás a darte cuenta de que lo más importante que puedes hacer por tu vida, por ti misma y por todos los que conoces es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa.
Haz de tu vida un refugio seguro en el que sólo se permita a las personas que puedan respetar, cuidar, escuchar y conectarse.

Tu no eres responsable de salvar a la gente.
Tu no eres responsable de convencerlos de que quieren ser salvados.
No es tu trabajo aparecer por la gente y entregarles tu vida, poco a poco, momento a momento, porque te compadeces de ellos, porque te sientes mal, porque “deberías”, porque estás obligada, porque, en la raíz de todo esto, tienes miedo de que no te devuelvan el favor.

Es tu trabajo darte cuenta de que eres la ama de tu destino, y que estás aceptando el amor que crees que mereces.
Decide que mereces una amistad real, un compromiso verdadero y un amor pleno y completo con las personas que están sanas y prósperas.
Entonces espera en la oscuridad, sólo por un momento….
… Y mira lo rápido que todo comienza a cambiar.

Deja ir a la gente que no esta lista para amarte