Frase de amor #1

Tu amor me inspira, tu ternura me conmueve y tus besos me enloquecen.

Frase de amor #2

Mi plan era no enamorarme, peor me sonreíste y lo arruinaste.

Frase de amor #3

Y una cosa puedo jurar: yo que me enamoraré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Frase de amor #4

♥ Quédate con quien te bese el alma, la piel te la besa cualquiera.

Frase de amor #5

¿Y tú que sabes del amor? Yo te sé a ti de memoria

Mostrando entradas con la etiqueta Comunicación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comunicación. Mostrar todas las entradas

sábado, 6 de junio de 2020

Cómo comprender las emociones femeninas

En este artículo te ayudamos a comprender cómo funciona el pensamiento femenino. Si quieres saber cómo entender a las mujeres, debes saber cómo piensan y cuáles son las diferencias principales con el pensamiento del hombre, para poder mejorar la comunicación de manera sustancial.

Cómo comprender las emociones femeninas

Cómo comprender las emociones femeninas

Hay muchas diferencias entre hombres y mujeres, incluido el diseño y la función del cerebro, la forma en que se sienten y conocen el mundo, y las diferentes creencias que sus familias y cultura les adoctrinan. Primero me enfocaré en cómo las mujeres procesan las emociones y cómo eso les da una experiencia diferente del mundo.

Si lastimaste sus sentimientos hace tiempo al actuar de una manera particular, o si dijiste algo desagradable, ese dolor aún vive en ella. La mujer siente la posibilidad de que puedas volver a hacerlo, incluso si has cambiado significativamente desde entonces.

Las mujeres tienen una memoria mucho mejor que los hombres, especialmente cuando hay un componente emocional. Las mujeres atribuyen sus recuerdos a sus emociones, y también a sus mecanismos de defensa. Tu mujer tiene recuerdos específicos de ti. Ella recuerda quién has sido y todo lo que has hecho en el pasado. Todavía reacciona a esos recuerdos, y opera y toma decisiones, basándose en sus recuerdos de quién eras hace un año, y hace tres años, y hace cinco años. Esto es otra cosa importante: la mayoría de las mujeres no diferencian por tiempo cuando se trata de emociones: sus emociones están unidas a lo largo del tiempo. Vuelven a experimentar sus emociones anteriores como si todo estuviera sucediendo ahora, y esto puede ser bastante intenso.

Si una situación actual es similar (de alguna manera) a lo que sucedió en el pasado, entonces, emocionalmente, son situaciones iguales. En las computadoras, esto se llama "lógica difusa". En el cerebro, se llama "matriz asociativa de la corteza".

Los hombres procesan las emociones y la memoria emocional de manera muy diferente. No mejor, solo diferente. Cuando un hombre experimenta algo emocional, simplemente está relacionado con los hechos del asunto en ese momento particular. Interpretan las cosas de manera más simple.

Los hombres ven los eventos como diferenciados entre sí (incluso si no lo están). Las mujeres correlacionan sus sentimientos con la estructura y evolución de la relación, y la proyectan hacia el futuro de la relación, y el desarrollo esperado.

Este tipo de pensamiento es totalmente desconcertante para los hombres. El proceso de razonamiento de un hombre es más lineal: esto, luego esto, luego esto, luego aquello. Las mujeres experimentan todo de manera multidimensional (lo que las hace buenas para la multitarea).

Desde el punto de vista de una mujer, la forma en que las mujeres procesan la información y los sentimientos tiene mucho sentido. Para los hombres, es prácticamente un idioma extraño. Estos procesos son muy diferentes entre sí. Tienen el potencial de ser complementarios y de apoyo mutuo, lo que comienza con la comprensión.

Estas diferencias deben ser entendidas y aceptadas. De lo contrario, cuando un hombre intenta comunicarse con una mujer por un problema cargado de emociones, es probable que se sienta abrumado por la comunicación rápida de la mujer. El hombre entrará en sobrecarga de información. Ella va a decir: "¿Qué pasa con esto, y esto, y esto y esto?" Él no podrá lidiar con todas esas complejidades, porque no puede procesar todas las dimensiones emocionales tan rápido como ella recitarlos.

Quizás el piense que ella está a la defensiva, o que está hablando tonterías, o que está agregando información extraña. Como resultado, podría enojarse y frustrarse, o tratar de cerrar la conversación. Todo lo que está haciendo es comunicar su realidad emocional. Lo está viviendo de momento en momento, y supone que es toda la información vital que él necesita saber. Ella está tratando de lidiar con lo que ve como su falta de comprensión de la realidad emocional de la situación. Ella quiere establecer una comprensión clara, confiable y compartida de la situación en la que puedan trabajar y negociar.

Es cómo entiende el mundo y cómo toma decisiones, momento a momento. Así es como ella cuida su propio bienestar, autoestima y su propio lugar en la sociedad. Así es como la mujer cuida y maneja todas sus relaciones.

Esta es la razón por la cual los hombres parecen no estar disponibles emocionalmente para las mujeres, y por qué parecen estar menos involucrados emocionalmente en la relación. Él no tiene la capacidad de procesar sus comunicaciones emocionales. Muchas veces parecen estar viviendo en planetas diferentes. Los hombres pueden aprender este idioma, pero les resulta difícil mantenerse al día. Por lo general, hay un lapso de tiempo para que él comprenda sus sentimientos.

Cómo hablar sobre temas delicados con las mujeres
Es posible que como pareja comprendan sus diferentes necesidades y trabajen cooperativamente para satisfacerlas mutuamente. El primer paso para el hombre es comprender realmente cómo las mujeres procesan de manera diferente la información emocional.

Las mujeres realmente quieren ver lo bueno en sus hombres. Intentan reemplazar y sobreescribir recuerdos pasados ​​de heridas y molestias. Su complejo proceso emocional es verdaderamente un milagro, una maravilla intuitiva.

Antes de compartir cualquier cosa que pueda ser una herida emocional, debes imaginar cómo podría percibirlo tu pareja. Imagina que eres ella y proyectate en su cuerpo femenino. Siente lo que se siente para ella escuchar lo que tienes que decir. Siente el impacto en su cuerpo emocional. Luego, pasa tiempo pensando en cómo podrías amortiguar la comunicación para que tu pareja pueda recibirla de la mejor manera. No es fácil, pero te ahorrará mucho tiempo de procesamiento más adelante. Y también es una buena idea crear una estructura protectora para ese tipo de conversaciones. Ten una tercera persona objetiva para hablar, como un amigo o un terapeuta. O especifica las reglas de compromiso por adelantado. Crear estructuras para la seguridad de la comunicación.

Las mujeres realmente quieren ver lo bueno en su pareja. Intentan reemplazar y sobreescribir recuerdos pasados ​​de heridas y molestias. Su complejo proceso emocional es verdaderamente un milagro, una maravilla intuitiva. Es lo que hace que las relaciones sean posibles, hermosas y mejoren con el tiempo. Pero cuando se activan, todos esos recuerdos emocionales pueden surgir automáticamente. Una vez que el proceso está comprometido, no hay alternativas fáciles, por lo que es importante pensar de antemano cómo hablar de ciertos temas.

Los hombres no están realmente diseñados para interactuar constructivamente con los procesos emocionales desencadenados por las mujeres. Sin embargo, es posible que mejoren en esta área, y es posible que las mujeres sanen su tendencia a reaccionar de esta manera, pero requiere algo de sabiduría y delicadeza de ambos lados. La solución es que tanto hombres como mujeres desarmen de manera proactiva los elementos no útiles de sus procesos de comunicación y emocionales, y que cambien constructivamente su sistema de comunicación para que ya no interactúen de una manera que produzca dolor en primer lugar.

En ese sentido, leer sobre el tema, tomar consejos de amigos que hayan pasado por esta situación o la terapia de pareja con psicólogos profesionales, pueden ser de gran ayuda para mejorar la comunicación entre hombre y mujer, aprendiendo a entenderse más pese a las diferencias.