Frase de amor #1

Tu amor me inspira, tu ternura me conmueve y tus besos me enloquecen.

Frase de amor #2

Mi plan era no enamorarme, peor me sonreíste y lo arruinaste.

Frase de amor #3

Y una cosa puedo jurar: yo que me enamoraré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Frase de amor #4

♥ Quédate con quien te bese el alma, la piel te la besa cualquiera.

Frase de amor #5

¿Y tú que sabes del amor? Yo te sé a ti de memoria

Mostrando entradas con la etiqueta Matrimonio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Matrimonio. Mostrar todas las entradas

domingo, 2 de febrero de 2020

Las parejas que duermen más son más felices

La pareja que más duerme, ¿sonríe más? Sí, por lo menos así lo afirma un estudio científico.
La clave para un matrimonio feliz, o más feliz, tiene mucho que ver con lo que ocurre en el dormitorio, y no, no estamos hablando de momentos románticos compartidos a puerta cerrada, sino lo que pasa en la mejor cama del mundo cuando se descansa.

Las parejas que duermen más son más felices

Las parejas que duermen más son más felices

Un estudio científico realizado por el profesor de psicología Jim McNulty y la estudiante de posgrado Heather Maranges de la Universidad Estatal de Florida descubrió que cuando una pareja casada o cohabitante duerme lo suficiente, las parejas tienden a ver la relación más positivamente. Los participantes del estudio incluyeron 68 recién casados ​​que, durante una semana, registraron su cantidad de sueño y luego se les pidió que respondieran preguntas relacionadas con la relación.

Las preguntas utilizaron una escala del 1 al 7 ("1" indicó que no estaba satisfecho en absoluto, mientras que un "7" indicaba satisfacción extrema) para evaluar cada relación. Se hicieron preguntas relacionadas con la resolución de conflictos y las tareas y de qué tan satisfechos estaban con su matrimonio.

En total, hubo una correlación entre la satisfacción general de la relación y dormir más; cuanto menos sueño haya, menores serán los puntajes utilizados en la escala de preguntas. En particular, se descubrió que los esposos afrontaban mejor las malas experiencias que involucraban temas como las tareas del hogar y los conflictos cuando dormían más.

La universalidad de los hallazgos es importante. Es decir, sabemos que todas las personas necesitan dormir. Independientemente de la etapa en que se encuentre la pareja en su relación o el contexto cultural en el que están integrados, cada miembro de la pareja puede verse afectado negativamente por no dormir lo suficiente.

Por supuesto, no es un secreto que las cantidades adecuadas de sueño tienen beneficios en abundancia para la salud y calidad de vida de las personas. Los adultos requieren un mínimo de siete horas de sueño por día; menos que esto de forma rutinaria puede llevar a una serie de problemas físicos y mentales, incluido un mayor riesgo de obesidad, accidente cerebrovascular e incluso muerte prematura.

Sin la cantidad correcta de sueño, somos más gruñones, improductivos, agitados, almas que bostezan caminando sonámbulos por la vida. Y ahora, según los expertos de la Universidad que realizaron este estudio, la falta de sueño también significa que es posible que no seamos tan propensos a ver nuestro matrimonio tan favorablemente como podríamos.

Los expertos de este estudio científico describen que hasta un tercio de los adultos casados ​​o convivientes informan que los problemas del sueño cargan su relación.

domingo, 16 de junio de 2019

Historia de un matrimonio para reflexionar

Cuando llegué a mi casa esa noche, mientras que mi esposa me servía la cena, le agarre la mano y le dije: ”tengo algo que decirte”. Ella se sentó y comió callada. La observé y vi el dolor en sus ojos. De pronto no sabía cómo abrir mi boca, pero tenía que decirle lo que estaba pensando: “quiero el divorcio”. Ella no parecía estar disgustada por mis palabras y me preguntó suavemente: ¿por qué?, ¿tú no eres un hombre?

Esa noche no hablamos, y ella lloraba. Ella quería saber qué estaba pasando con nuestro matrimonio, pero no pude contestarle. Sucedió que ella había perdido mi corazón, y lo tenía otra mujer llamada Juana. Ya no amaba a mi esposa, solamente le tenía lástima. Con un gran sentido de culpabilidad, escribí un acuerdo de divorcio y en este acuerdo ella se quedaba con la casa, el auto y el 30% de nuestro negocio. Ella miró el acuerdo y lo rompió a pedazos.

Ella pasó 10 años de su vida conmigo y ahora éramos como extraños. Yo le tenía lástima, por todo el tiempo perdido, su energía no era la misma pero ya no podía cambiar. Yo amaba a Juana. De pronto empezó a gritar y a llorar como para desahogarse. La idea del divorcio ahora era más clara para mí.

El próximo día llegué a casa y la encontré escribiendo en la mesa. No cené y me fui a dormir, estaba muy cansado de haber pasado el día con Juana. Cuando desperté, todavía estaba mi esposa escribiendo en la mesa. No me importó, me viré y seguí durmiendo. Por la mañana mi esposa me presentó sus condiciones para el divorcio: no quería nada de mí, pero necesitaba un mes de aviso antes del divorcio. Me pedía que por un mes, tendríamos que vivir como si nada y llevarnos normal. Su razón era simple, nuestro hijo tenía todo ese mes de exámenes y no quería molestarlo con nuestro matrimonio quebrantado. Yo estuve de acuerdo, pero ella tenía otra petición: que me acordara cuando yo la cargué a nuestro cuarto el día que nos casamos. Me pidió que por ese mes, todo los días la cargara del cuarto hasta la puerta de salida de la casa.

Pensé que se estaba volviendo loca, pero para que la fiesta fuera en paz acepte. Le conté a Juana lo que mi esposa me pidió y Juana se reía en vos alta, dijo que era absurda esa petición, que no importaba qué truco mi esposa usara, tendría que darle la cara al divorcio.

Mi esposa y yo no teníamos contacto físico desde que expresé mis intenciones de divorcio, así que cuando la cargué el primer día hasta la puerta del frente, los dos nos sentimos mal. Nuestro hijo caminaba detrás aplaudiéndonos y diciendo: ¡papá está cargando a mami es sus brazos! Sus palabras me dieron mucho dolor. Caminé los 10 metros con mi esposa en brazos. Ella cerró los ojos y me dijo en voz baja: no le digas a nuestro hijo del divorcio. Le señalé con la cabeza un poco disgustado, la bajé cuando llegue a la puerta y se fue a esperar el transporte para ir al trabajo.

Yo manejé sólo al trabajo. El segundo día, los dos estábamos más relajados. Ella se apoyó a mi pecho, pude sentir la fragancia de su blusa. Me di cuenta que hacía tiempo que no la miraba detenidamente. Me di cuenta que ya no era tan joven, tenía algunas arrugas, algunas canas… era notable el daño de nuestro matrimonio. Por un momento pensé y me pregunte: ¿qué fue lo que le hice?

El cuarto día que la cargué, sentí que la intimidad estaba regresando entre ambos. Esta era la mujer que me dio 10 años de su vida. En el quinto y sexto día, seguía creciendo nuestra intimidad. No le dije nada a Juana al respecto. Cada día era más fácil cargar a mi esposa y el mes se iba corriendo. Pensé que me estaba acostumbrando a cargarla y por eso era menos notable cargar el peso de su cuerpo.

Una mañana, ella estaba viendo qué ponerse. Se había probado muchos vestidos, pero no le servían. Quejándose dijo: mis vestidos se han puesto grandes. Fue ahí que me di cuenta que estaba muy delgada, y esa era la razón por cual yo no sentía su peso al cargarla. De pronto me di cuenta que le había enterrado mucho dolor y amargura. Sin darme cuenta, le toque el cabello. Nuestro hijo entró al cuarto y dijo: ¡papá, llegó el momento de que cargues a mamá hasta la puerta!

Para mi hijo, ver a su padre día tras día cargar a su mamá hasta la puerta, se había convertido en una parte esencial de su vida. Mi esposa lo abrazó, yo viré mi cara. Sentí temor de que cambiara mi forma de pensar sobre el divorcio. Ya cargar a mi esposa en mis brazos hasta la puerta, se sentía igual que el primer día de nuestra boda. Ella acariciaba mi cuello suave y naturalmente. Yo la abrazaba fuerte, igual que nuestra noche de bodas. La abracé y no me moví, pero la sentí tan livianita y delgada que me dio tristeza. El último día igual la abracé y no quería moverme, le dije que no me di cuenta que ya no teníamos intimidad. Mi hijo estaba para la escuela. Manejé para la oficina,

Salí del carro sin cerrar la puerta, subí la escalera, Juana me abrió la puerta, y le dije: discúlpame, lo siento, no quiero divorciarme de mi esposa. Juana me miró y me preguntó si yo tenía fiebre. Yo le dije: mi esposa y yo nos amamos, era que entramos en rutina y estábamos aburridos. No valoramos los detalles de nuestra vida desde que empecé a cargarla del cuarto a la puerta. Me di cuenta que debo cargarla por el resto de nuestras vidas, hasta la muerte. Juana empezó a llorar, me dio una bofetada y cerró la puerta. Baje las escaleras, me monte en el auto y llegué a la florería. Le compré flores a mi esposa.

La joven en la florería me preguntó: ¿qué le escribo en la tarjeta? Le dije que pusiera: te cargaré todas las mañanas, hasta que la muerte nos separe. Llegué a mi casa con flores en las manos y una sonrisa, corrí y subí las escaleras; cuando entré… encontré a mi esposa muerta.

Mi esposa estaba batallando contra el cáncer, y yo estaba tan ocupado con Juana, que no me di cuenta. Mi esposa sabía que se estaba muriendo y por eso me pidió un mes de aviso antes del divorcio, para que a nuestro hijo no le quedara un mal recuerdo de divorcio, para que no tuviera una reacción negativa. Por lo menos le quedaría a mi hijo en los ojos, el recuerdo de que su padre era un esposo que amaba a su esposa.

Estos pequeños detalles son lo que importa en una relación, no la casa, el auto, el dinero en el banco. Todo lo anterior solo crea un ambiente que crees te llevará a la felicidad, pero en realidad… no es así.

Trata de mantener tu matrimonio feliz, comparte esta historia en tu muro, quizás estés salvando un matrimonio. Todas las historias de fracaso son iguales, se dan por vencidos cuando están al punto de entrar en éxito. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos…

Historia de un matrimonio para reflexionar

sábado, 4 de mayo de 2019

Tu analgésico

Un hermoso y romántico relato de un hombre casado "Tu analgésico".

Tu analgésico

Relato de amor : Tu analgésico

No entendía por qué a veces eras tan fría, porque más de una vez decías tener dolor de cabeza para no tener intimidad conmigo. Dormía en ocasiones enojado por tu negativa.

"No me comprende" - me decía a mi mismo. "No entiende mis necesidades, cuando busque otra que no se queje" -Hablaba para mis adentros. Pero afortunadamente al pasar el enojo también se iban las malas intenciones. Sin embargo, era algo incomodo que me hacía pensar que ella no me quería.

Como la mayoría de las mujeres se mostraba reservada cuando le pedía explicaciones, por aquello que dicen ellas que algunas veces de nada sirve que comenten sus inquietudes, porque igual no les prestamos atención.

En una ocasión leí un artículo sobre las mujeres, donde hablaba de las razones por las que ellas se muestran indiferentes en la intimidad. Infidelidad podría ser la razón, "no creo, ni espero sea eso" - Pensé. Problemas de falta de deseo por cuestiones hormonales, "no creo" - Me dije. Ella cuando se da a la tarea responde muy bien. ¿Sería yo un mal amante? Pues no consideré esa razón, pues procuraba dejarla satisfecha y en ese sentido pienso que lo lograba.¿Se sentía utilizada? Umm, me pareció curiosa esta posible razón. Hablaba de cuando una mujer no es bien atendida y no se le dan muestras mínimas de cariño, pero solo se le da atención a la hora de buscarla para tener intimidad, y solo si acaso en estos momentos se les trata de manera especial. Esa me pareció la razón más lógica y traté de ser cariñoso con ella en los días siguientes. Le escribí una nota una tarde donde le decía que seguía siendo especial para mi como mujer y como compañera de vida. Traté de agradecer en lo posible su esfuerzo en el hogar y antes de llegar a casa uno que otro día, pasé por una tienda y le compré una chocolatina, unas galletas o cualquier golosina para mostrarle que me acorde de ella en ese momento. A veces se reía extrañada y me decía... "Y ese milagro"? Al tiempo que sonreía y yo también con ella.

Con el pasar de los días la empecé a ver menos a la defensiva conmigo , el gesto de su cara cambió y la vi más amable, como si las cosas que hacía por mi las hiciera de nuevo con gusto, al igual que cuando iniciamos nuestra relación, y ya no como si estuviera obligada.

Hacia una semana que no teníamos intimidad, porque yo no le había pedido que estuviéramos en esos días, solo me dediqué a intentar ser cariñoso con ella. Cabe aclarar que no sólo hacía esto por mejorar el área sexual, sino porque en general deseaba que nuestra relación floreciera y sentirme unido con ella en todos los sentidos.

Esa noche al ir a dormir se puso de pie frente a la cama, y me dijo:"Te has portado bien, ya es hora de que te atienda, no vaya ser que alguna loba se te ofrezca por ahí... Ya es hora que hagamos el amor". Se quitó su piyama sexy de dos piezas y vino hasta mi, apasionadamente me besó y se entregó a mi con un cariño tan especial como hacía mucho no lo sentía. Fue el mejor banquete después de una semana de abstinencia.

Antes de quedarnos dormidos en posición cucharita me dijo: "Me encanta que seas atento y especial conmigo, fuiste muy lindo en estos días. Extrañaba ese hombre lindo y romántico del que me enamoré".

Y así dormimos relajaditos y contentos, y yo quedé tranquilo porque entendí que no tenía otro, ni yo era mal amante, ni tampoco estaba enferma. Comprendí que sólo se sentía desatendida y ese era el motivo de su "dolor de cabeza''. Me di cuenta que solamente necesitaba un "analgésico", y ese analgésico era la atención, el cuidado y el cariño expresado con hechos... Ese analgésico era el amor!!

miércoles, 10 de abril de 2019

El adulterio

El adulterio

La traición matrimonial es el plato principal que el diablo utiliza para destruir a una familia, satanás no es tonto, él examina tranquilamente cuál es la carnada más atractiva para el poder atraer a su presa.

Su plan inicia ocasionado discusiones y peleas entre las parejas, para alejar poco a poco a los cónyuges, creando situaciones entre las parejas haciendo la relación difícil e insoportable; crea nubes de opresión donde la esposa pierde la admiración por su marido y este se queda indiferente. Cuando este escenario ya está montado, el diablo le reenvía sus manjares en forma de mujeres hermosas y cariñosas y hermosos hombres atentos, entonces es cuando se inicia el proceso de destrucción de la familia.

Todo eso es una gran ilusión, es cierto que todos tenemos problemas, la vida de ninguna pareja es perfecta, pero es importante saber que el diablo usara las armas que él tiene en sus manos para destruir tu relación.

CUANDO TIENES DESEOS DE TRAICIONAR A TU PAREJA, O SIENTES LA TENTACIÓN CON OTRAS(OS) MUJERES/HOMBRES, la culpa no es del diablo, la culpa es tuya, él sólo usó lo que tú le facilitaste y se metió con el deseo que tú ya guardabas dentro de ti. El diablo puede tentar a cualquiera pareja en cualquier momento, la diferencia está en que harán cada uno de ellos ante esa situación.

TEN EN CUENTA LO SIGUIENTE👈
•Estas eligiendo los besos de alguien que “te tiene ganas” en vez de los de una persona que te Ama.
•Que estas prefiriendo a una persona para la cual Eres “alguien más” en vez de la persona que quizás sea la única a la que de verdad le importes.
•Que estas prefiriendo a alguien que pensó que estabas buena (o)” en vez de alguien que cree que eres la persona más hermosa del mundo.
•Que estas optando por alguien que “te alimenta el ego” en vez de optar por alguien que te llena el corazón.
•Que estas apartando de tu lado a una persona que daría la vida por ti por alguien a quien “apenas le interesas” .
•Que estas traicionando la confianza de alguien que piensa y se preocupa por ti las 24 horas a cambio de alguien que probablemente te olvide Mañana.

¡EL MATRIMONIO ES UN PACTO ANTE DIOS¡
No Le Abramos Puertas a Satanás, El orgullo, La ira, La mentira... Por el Contrario, Desechemos toda Obra del enemigo y vivíamos Agradando a Dios en Todo y así Tu Matrimonio Jamás será Destruido.

lunes, 18 de marzo de 2019

Esta pareja ama a los gatos tanto que invitaron a más de 1000 felinos a su boda

Un santuario de gatos con 1.000 mascotas felinas acaba de celebrar una boda.
Una pareja canadiense viajó a California para casarse en el santuario de gatos más grande, sin jaula y sin muerte.
La pareja de Canadá había viajado por el mundo juntos. Se habían enamorado y se habían comprometido.

Así que cuando llegó el momento de casarse, reflexionaron cuidadosamente sobre el lugar. Querían que fuera especial, como lo hacen la mayoría de las parejas, comprometerse mutuamente en un lugar que encarna sus valores.

Sería California, decidieron, un martes, debajo de un amplio dosel de exuberante vegetación, junto al río Kings. Su vestido sería blanco, su traje gris. La ceremonia sería afuera, y simple: sin altar, sin bancos, sin invitados.

Sólo los gatos. Mil gatos maullando, acariciando, curiosos.

Esta pareja ama a los gatos tanto que invitaron a más de 1000 felinos a su boda


Con esa elección, Louise Veronneau y Dominic Husson se convirtieron en los primeros amantes en casarse en The Cat House on the Kings, un terreno de 12 acres rodeado por una cerca a prueba de gatos y considerado el santuario de gatitos más grande de los Estados Unidos. El refugio no tiene jaula y no mata, está lleno de más de 1,000 gatos y gatitos. Este lugar se encuentra ubicado fuera de Fresno y ha existido allí por más de 20 años.

La pareja de Canadá eligió este lugar para casarse porque como ellos, se preocupa por los gatos.

El cariño felino reunió a la pareja cuando se conocieron por primera vez. Salieron durante tres años y su relación se basó en principios e intereses comunes: los gatos.

Mucho antes de conocer a su esposo, Veronneau sabía de la existencia de la casa del gato en California y la anotó en su lista de deseos. Hace tres años, la visitó por primera vez y sintió una conexión instantánea con los animales, los voluntarios y la misión. Desde su fundación a principios de los años noventa, el santuario ha salvado a más de 24,000 gatos y 7,000 perros, según su sitio web, y ha esterilizado y castrado a otros 40,000 animales.

Su propietaria y fundadora, Lynea Lattanzio, convirtió su hogar de 1280 metros cuadrados en un gran club de gatos y se mudó a un remolque en su propiedad, cobrando todos sus ahorros de la jubilación después de que se enteró de que muchos refugios cercanos practican la eutanasia a los gatos no adoptados.

La idea de la dueña del refugio es darle a estos animales una razón para vivir, en lugar de vivir en una jaula simplemente porque nadie los quiere. Tienne una casa gigante donde vivir y pueden trepar a un árbol o bien pueden ir a sentarse al sol afuera.

La compasión de Lattanzio es la razón por la cual la pareja de Canadá, viajó tanto desde Montreal. La pareja le pidió a Lattanzio que fuera parte de su ceremonia, y si bien al principio vaciló, eventualmente la pareja la convenció para ser parte de la boda.

Cuando llegó el día de la boda, los gatos se alegraron de estar involucrados en las festividades. Un gato mullido y naranja dormía en el dobladillo de la bata completa de Veronneau. Otros se arrastraron en su regazo y subieron al brazo del novio.

Un gatito blanco incluso siguió a la novia mientras caminaba desde la Casa para Personas Mayores hasta el banco junto al río donde se casaron.